Juguetes sexuales para relaciones a distancia

Tener una relación a distancia o un ligue cibernético tiene carencias. Pero, afortunadamente, la tecnología ya está aquí para suplir algunas de ellas.

En este artículo vamos a tratar de recopilar los mejores inventos para hacer tus relaciones por internet mucho más interesantes y calientes. ¡Atrévete a dar el paso y explora tu sexualidad al máximo con estos artilugios

1. Lovense Lush 2 : El vibrador a control remoto más popular

Lovense
¡Siéntelo como si estuviera aquí!

Un vibrador a control remoto, que se maneja desde el móvil, suena bien ¿verdad? Pero, si además te decimos que este vibrador lo puede manejar no sólo su propietario o propietaria, si no también cualquier otra persona a distancia … ¿A que se te ocurren muchas ideas de cómo usarlo?

Lovense lush 2 nos ofrece la posibilidad de acabar con la frialdad de las relaciones a distancia, haciendo como si nuestros amados o amadas estuvieran en ese mismo momento y en nuestra misma cama, aunque nos encontremos a miles de quilómetros de distancia. ¡Pulsando un botón haremos que se estremezca como si nosotros mismos estuviéramos allí!

¡Aquí tenéis un completo video que muestra cómo funciona este aparato celestial!

El vibrador dispone de bluetooth y conexión a internet, y su aplicación funciona tanto en IOS como en Android. Y con ella, además de hacerlo vibrar a distancia, se puede hacer que vibre con la voz o, incluso, al ritmo de la música. ¡Sí, como lo oyes! ¡Puedes gozar a ritmo de trap!

La nueva versión de Lovense Lush, la 2.0 que salió en 2019, la podéis comprar ya en Amazon (puedes consultar su precio aquí). ¡Y en unos días estaréis haciendo de una fría relación a distancia, una relación de lo más  candente ? ? ?!

2. XSEXO: ¿cerveza o masturbador?

¿Nos echamos unas?

Los hombres también tenemos nuestros juguetes eróticos. Y no, la cerveza no es uno de nuestros juguetes sexuales. O por lo menos, no de todos. Sin embargo, este que os presentamos aquí, sí lo es.

Se trata de XSEXO, un masturbador con forma de botella de cerveza. Ni más ni menos.

¿Y para qué? Os preguntaréis. Bueno, no es de lo más recatadodejarse su masturbador encima del escritorio, una vez terminada la faena, y que se lo encuentren las visitas. Sin embargo, si lo que se encuentran es una inocente botella de cerveza, pensarán que eres un poco dejado, a lo sumo, un alcoholico, ¡pero nunca un pajillero!

Para los que no sepáis lo que es un masturbador, se trata de un tubo con un gel en su interior que imita el tacto de una vagina o boca. Si no lo habéis probado, hacedlo y descubriréis que masturbarse con la mano es cosa del siglo pasado. ¡Masturbarse con uno de estos, es tocar el cielo!

En fin, ¡a vuestra salud!

3. Satisfyer pro 2 : el mejor estimulador de clitoris

El estimulador de clítoris que hará tus delicias.

Este juguete, el Satisfyer pro 2 es bastante más convencional, pero no por ello menos importante.

Se trata de un estimulador de clitoris, perfectamente ergonómico, que te permitirá alcanzar el climax con una sola mano y sin esfuerzo, pudiendo usar la otra para seguir chateando en Meetinchat o pasando cams en Dirtyroulette.

Este estimulador tiene más programas que una lavadora y además es sumergible, para lavarlo fácilmente.

El estimulador de clítoris más completo y práctico.

El Satisfyer 2 es el estimulador más popular, por su calidad-precio. Su versión más reciente la podéis adquirir en Amazon.

4. LVENY: El estimulador de próstata con anillo para gobernarlos a todos

Levny : el estimulador de próstata definitivo.

Este estimulador de próstata de la marca LVENY es perfecto para iniciarse en el descubrimiento del punto G masculino. Su forma permite utilizarlo de múltiples formas, para estimular la próstata, el esfinter o el perineo.

Tiene un anillo, para que no lo pierdas, y dispone de un mando que hace que el aparato vibre.

Está hecho de un material suave de silicona, no es demasiado ruidoso – aunque todo depende de lo escandaloso que seas tú- y es fácilmente lavable.

Y lo mejor de todo es que tiene un precio apto para todos los bolsillos. ¡Orgasmos, buenos, bonitos y baratos!