Sexo virtual seguro

4 claves para tener relaciones virtuales seguras

Chatear por Internet entraña riesgos que no deberíamos subestimar. A estas alturas recordar esto parece de Perogrullo. Pero lo cierto es que los casos de robos de datos personales- el conocido como phishing- la extorsión y, sobre todo, el ciberacoso, no cesan.

En los últimos años se han multiplicado los casos de personas, tanto hombres como mujeres, que tras ser grabados teniendo sexo virtual o exhibiéndose por webcam, son chantajeados con difundir las imágenes entre familiares y amigos si no se acepta a pagar cierta cantidad. El fenómeno se ha hecho tan frecuente que incluso se ha acuñado un neologismo para este tipo de chantaje conocido como “sextorsión”, para referirse a la extorsión sexual virtual.

Por ello, de la misma forma que no concebimos tener relaciones sexuales sin usar preservativos, jamás deberíamos tener sexo virtual sin tomar una serie de precauciones. Aquí van nuestras recomendaciones:

1. Por el amor de Dios … ¡tapa tu webcam!

Las tapas de webcam son cada vez más frecuentes. Hasta hace poco era raro verlas por la calle y sólo las usaban programadores e informáticos que sabían muy bien lo fácil que es hackear un ordenador y captar imágenes con su webcam. Pero cada vez más es habitual que gente corriente las use.

Estas tapas para webcam son de plástico, se adhieren al monitor de tu ordenador portátil, Tablet o incluso móvil, y permiten tapar la webcam fácilmente. Suelen tener una cubierta deslizante que permite abrir o cerrar la tapa sólo cuando tú quieras usar tu webcam. De este modo, aunque tu ordenador sea hackeado, no podrán obtener imágenes de ti si mantienes la tapa de la webcam cerrada. Y podrás abrirla fácilmente cuando desees usar la cam.

Con una tapita para webcam como esta puedes ahorrarte muchos disgustos.

Otra ventaja de las tapas de webcam, para los que gustamos de los chats de video, es que nos permiten entrar en estos sin necesidad de tener continuamente nuestra webcam encendida. En estos chats, muchas veces se exige tener la cámara encendida para empezar a chatear. Con esta tapa, puedes tener tu cam encendida, cerrar la tapa, ¡y chatear de incógnito!

En definitiva -y si me permiten la licencia literaria- yo considero este pequeño aparatito el preservativo del sexo virtual: Los 3-4 euros que cuesta un pack de estas en Amazon puede ser tu mejor inversión para preservar tu privacidad y evitarte un buen disgusto en forma de sextorsión!

2. Utiliza un navegador seguro

Esto va a parecer otra perogrullada, pero, visto lo visto, conviene recordarlo: evita los sitios que no te generen confianza.

En esta web recomendamos sólo chats que son confiables y que, en principio, no son susceptibles de infectar tu ordenador de malware o spyware. Pero, de todas formas, los sitios de chats se prestan bastante al adware (publicidad no deseada) y aunque, los sitios sean confiables, podemos ser redirigidos a páginas web que no lo sean y en las que nos roben nuestros datos.

Por ello es importante que utilices un navegador que bloquee todas esas ventanas emergentes y no te deje acceder a sitios maliciosos. Firefox, por ejemplo, tiene un complemento llamado “Adblock plus” que funciona bastante bien. Pero si quieres navegar todavía más seguro, nuestra recomendación es que te descargues Brave. Este navegador, basado en Chrome, funciona de lujo, tanto en Windows como en Android y, a diferencia de otros, está diseñado para bloquear el 100% de la publicidad invasiva de serie, sin necesidad de instalar ningún complemento.

Brave es el mejor navegador que hayamos porbado para mantener a raya las ventanas emergentes y los sitios maliciosos. ¡Y encima es Gratis!

Te dejamos aquí el enlace para su descarga. Si lo descargas desde este enlace, a ti te seguirá saliendo gratis, y al mismo tiempo, estarás apoyando al mantenimiento de este sitio.

3. Verifica que la persona con la que chateas sea real: el truco del gesto

Vale. Ya estamos navegando por Internet de forma segura, hemos evitado ser bombardeados con ventanas emergentes de sitios potencialmente maliciosos y estamos chateando con nuestra tapa de webcam que sólo abrimos cuando queremos que nos vean. Hasta aquí todo perfecto.

Ahora resulta que encontramos a una atractiva chica que nos seduce con sus encantos en un chat como Bazoocam o Flingster, y nos invita a mostrarle los nuestros por webcam o a chatear en privado. ¿Qué hacemos?

En un momento como este, conviene reprimir sus instintos y verificar, antes de nada, que la persona que tenemos enfrente es real. En estos chats abundan los bots que, mediante grabaciones de video -generalmente robados o sacados de páginas de videos para adultos – se hacen pasar por chicas reales y es entonces cuando podemos ser víctimas de sextorsión.

¡Pídele a la persona que tienes enfrente que te haga un gesto con la mano para comprobar que es real! Parece una chorrada, pero es efectivo.

Si el chat es de video, lo que podemos hacer para verificar que la persona con la que chateamos es real es pedir a la otra persona que haga algún gesto. Se le puede pedir a la otra persona algo tan mundano como que se toque la nariz o muestre tres dedos con sus manos para comprobar la veracidad de su cam. Puede parecer ridículo, pero esta es una de las mejores formas de evitar caer en las redes de un pirata informático

4. ¡nunca des tu Facebook, Instagram o cualquier dato que pueda comprometer tu privacidad!

Embriagados por nuestra conquista virtual, puede que queramos mostrarle nuestras fotos en Instagram o chatear con ella en privado por Facebook. Sin embargo, si se trata de un extraño, puede ser el mayor error que podamos cometer.

Nunca invites a tus redes sociales a un extraño.

Invitando a nuestras redes sociales a cualquier extraño estaremos entregándole la llave de acceso a nuestros contactos, incluidos amigos y familiares. Y con esa información, una persona malintencionada podría fácilmente chantajearnos.

Jamás – repito- jamás, deberíamos a extraños a invitar a nuestras redes sociales.  Y si lo que queremos es chatear por privado, existen alternativas.

Podemos hacernos un perfil falso en Facebook, o abrir una cuenta sólo para nuestros contactos de chat en Skype. Aunque si lo nuestro es más bien una cita de una noche, también podemos recurrir a sitios de videoconferencia en línea. Una buena opción puede ser Gruveo, que permite conversaciones “1 on 1”, sin necesidad de dar datos personales.

Eso es todo. Con estos trucos y un poco de sentido común, no deberías dejar de disfrutar de vuestros chats por miedo a ver comprometida tú seguridad. ¿Y tú, tienes algún truco más que quieras compartir con nosotros? ¡Déjanoslo en los comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.